¡Buf! Está siendo un inicio de año raro, distinto, incluso, en algunos momentos, complicadillo. Sí, ya sé que llevamos 23, bueno, ya 24 días del año, pero creo que por primera vez en mi vida me veo afectado de lleno por la dichosa “cuesta de enero”. No, las compras navideñas no han hecho mucha mella en mi ajustada economía, ni tampoco me he unido a la larga lista de gente que ha perdido su empleo o no encuentra uno -y me toco la cabeza para que eso no ocurra, o tarde mucho en ocurrir-. Sin embargo, en otros aspectos, este enero de 2012 sí que está teniendo una pendiente con un porcentaje más alto que el de años anteriores.Y, claro está, la fotografía no iba a ser una excepción. No sé cómo se me pasan los días de la semana, pero cuando me quiero dar cuenta, ya estamos a domingo por la tarde y hay que hacer la selección de fotos para la entrada de la semana siguiente. ¡Pero si sólo he cogido la cámara un día! Bueno, pues habrá que salir con lo que se tenga, aunque sea poco y/o malo. Hasta el año pasado, solía disponer de dos o tres días para hacer fotos, pero en enero, ¡ay, en enero, uno y gracias!.Ya os dije la semana pasada que tendríamos una serie de fotos de “estudio” y, aquí va la segunda captura de la tanda: una rosa.

En esta ocasión, me he centrado en un centro de flores secas que lleva en nuestra casa desde que me casé, hace ya 6 añazos, bueno, me quedan cuatro días, pero para el caso … El motivo de la foto ya lo tenía, ahora había que echarle imaginación y ver qué sacaba o qué no sacaba de él. Y, para ayudarme a elegir y decidir, monté en la cámara, más concretamente, en el objetivo, mi última adquisición fotográfica: una lente de aproximación.

¿Que qué es una lente de aproximación? Pues son unos cristales que actúan a modo de lupas, de ahí lo de aproximación. Es un añadido que se une al objetivo para acercar el motivo de la fotografía sin afectar a la distancia mínima de enfoque. Sirve para realizar fotografías macro, cuando los objetivos que se poseen no cumplen con esa característica.

¿Que qué es una fotografía macro? Bueno, yo creo que este término es fácil. ¿Cuántos de vosotros no habéis oído este término nunca? Una macro es una fotografía que capta elementos muy pequeños, en concreto, más pequeños que el sensor de la cámara. Seguro que todos habéis visto infinidad de imágenes de este tipo. Son fotografías de insectos, de pistilos de una flor o, de detalles muy concretos y minúsculos de una joya o de cualquier otro elemento.

Y, ¿qué tiene que ver eso con la rosa que he fotografiado? Ni es un insecto, ni aparecen los pistilos, ni hay ningún detalle minúsculo que merezca la pena agrandar para darle relevancia. Pues estáis en lo cierto, no puedo rebatíroslo. Pero en mi descargo diré que, a pesar de no tener la rosa ningún elemento destacable, sí que he conseguido sacarla más grande de lo que realmente es y hacerla a ella el centro principal de la fotografía. Sin una lente de aproximación y con los objetivos que tengo a mi disposición, la rosa habría salido dentro de un conjunto más amplio de flores, sin apenas importancia.

Por cierto, ¿os habéis fijado en esos hilillos que hay en los pétalos? ¿Sabéis lo que son? Pues, sí, es polvo, y podéis verlos gracias a la macrofotografía. Jejeje, si llego a saber que salen a sí de claros, le habría pasado un trapito antes de hacer la foto.

Y como me ha gustado esto de la fotografía macro, mañana que es fiesta en Alcobendas y yo he cogido el día libre -para estar con mi hijo-, voy a aprovechar para realizar alguna prueba más con la lente de aproximación. Lo primero que se me viene a la cabeza es una foto de su ojo, es decir, lo que intenté mostraros hace unas semanas, pero esta vez fotografiando sólo el ojo, no el ojo y media cara más. Aunque en este caso, lo complicado será conseguir que pose el tiempo suficiente como para poder enfocar bien y hacer alguna foto decente. La semana que viene sabréis si lo he conseguido o no.

Como habréis podido ver, he vuelto a cambiar el diseño del blog. ¡Renovarse o morir!. Y, seguro que os habéis fijado en el apartado “¡Es tiriste pidil…! que hay a la derecha. Sí, ya sé que la semana pasada os comenté que mi idea era que este añadido no os molestara y, de ahí que lo pusiera abajo del todo. Pero -dichosos peros-, este fin de semana, unos amigos me han dicho que, estando donde estaba, no se acordaban de que tenían que ayudar a la causa y que sería mejor que lo hiciera más visible, porque de otro modo leerían la entrada y se irían hasta la semana siguiente sin haber chutado en el reclamo. Así que, he buscado otra alternativa, y la que más me ha convencido es la que estáis viendo, o sufriendo. Es más invasiva, quizás más “molesta”, pero si queréis pasar de ella, se puede enseñar a la vista a omitirla, aunque espero que no sea así, que un pinchacito de esta medicina no hace daño a nadie 😉

Y un último detalle, justo debajo de los datos EXIF de la fotografía, aparece una imagen. Dicha imagen representa los derechos de la entrada, tanto texto como la fotografía. Pero, nada de copyright ni similar. Es una licencia de libre uso para todo aquel que quiera coger la foto y utilizarla donde disponga, con la única condición de que me lo comente previamente. Después de lo de Megaupload, los derechos de autor, la propiedad intelectual y toda esa leche, yo he decidido que todo aquel que quiera una fotografía mía, podrá disponer de alla libremente, sin más parafernalias.

Muchas gracias a todos y hasta la semana que viene.

Titulo: “Macro de rosa seca

Datos EXIF

ISO: 800
Apertura: f/5,6
Velocidad:1/60
Distancia focal: 55 mm

Licencia Creative Commons

Anuncios