Andaba persiguiendo una foto similar desde hace varias semanas, cuando, una tarde, yendo a la piscina con mi hijo, al bajar del coche, vimos que, los últimos rayos de sol de ese día le daban a las nubes que poblaban el cielo un rojo intenso, como si estuvieran ardiendo.

Íbamos a natación, por lo que como no podía ser de otra manera, la cámara no la llevaba encima, aunque sí el móvil, pero en ese preciso momento no cai en la cuenta de hacer la fotografía con él. Así que nos fuimos a la piscina como un día más, pero en mi cabeza se había quedado esa imagen grabada.

Al día siguiente, salí del trabajo mirando al cielo, buscando unas nubes similares, pero nada de nada y, así transcurrieron unos cuantos días más. En un par de ocasiones, llegué a coger el coche y salír en busca de un cielo nublado que se asemejara al visto aquella tarde, pero no hubo suerte, las nubes o escaseaban o no estaban bien colocadas para la toma. Bueno, no todo ha sido en balde, he descubierto una estación -y alrededores- de tren que me han servido de prácticas para futuras fotografías.

Dice el dicho que “el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra”. Yo mismo puedo ser un fiel reflejo a este dicho, porque en más de una ocasión he tropezado, no dos, sino varias más en la misma piedra. Sin embargo, el pasado sábado mientras me encontraba en la calle, volví a mirar al cielo -sin esperar nada concreto-, pero en esta ocasión, me encontré con el cielo que estáis viendo.

Naturalmente, y dado que no tenía prevista una tarde fotográfica, tampoco llevaba la cámara (de mi mujer) conmigo. La diferencia estuvo en que, esta vez sí me acordé del móvil y, recurrí a él para tomar un par de imágenes. Claro que, la calidad de la imagen no es tan buena como las de una fotografía hecha con una cámara réflex o una compacta y, tampoco tuve mucho tiempo para preparar la toma, sólo saqué el móvil del bolso, abrí la aplicación de la cámara y disparé. No quería volver a perder la oportunidad que se me estaba presentando.

No obstante, no pierdo la esperanza de volver a tener un cielo así, que lo habrá, y que en ese preciso momento tenga la cámara buena conmigo, eso será más complicado. Así que si en una futura semana, véis una fotografía similar, ya sabréis a qué se debe.

Muchas gracias a todos y hasta la semana que viene.

Pd.- A partir de esta semana, voy a ponerle un título a la fotografía semanal. Y de paso, le voy a dar un repaso a las anteriores para ir dánselos poco a poco.

Título: “El cielo está que arde”.

Datos EXIF
ISO:
Apertura:
Velocidad:
Distancia focal:

Licencia Creative Commons

Anuncios