Se nos acaba mayo, el mes de las flores, y yo sin poner una fotografía floral. ¡Esto no puede ser!

Como algunas otras veces me ha sucedido, la idea de esta foto apareció por casualidad, casi sin querer. Y como ha sucedido otras veces, os contaré como sucedió, más que nada, porque esta semana tampoco es que tenga mucho que decir de la foto, ¿o sí, quién sabe?

Un día de hace un par de semanas, mi familia y yo decidimos comer fuera de casa, así que nos acercamos a un restaurante que se encuentra en el Diversia, podría dar el nombre, pero como no me pagan por publicitarlo, me lo voy a callar. Únicamente, diré que es un italiano.

En esa ocasión, y dado que previamente me había tomado unas cervezas que me habían puesto un poquito “piripi” -con lo que yo he sido-, el coche lo condujo mi mujer, por lo que yo únicamente me tuve que dedicar a contemplar el paisaje.

Las casualidades de la vida hicieron, por añadidura, que fuéramos al Diversia por la calle que pasa junto al centro comercial La Vega, en lugar de ir por la ruta más directa, que desde nuestra casa nos deja justamente en las puertas de ese centro de ocio.

Y, frente al centro comercial La Vega se encuentra una rosaleda con un amplio número de plantas, que en esta época están en su máximo esplendor. Así que ahí estaba yo, de acompañante en el coche, cuando miré hacia las rosas y, me di cuenta de que debía acercarme un día con la cámara para fotografiarlas.

¡Ya tenía foto para esta semana! El martes pasado cogí la cámara y allá que me fui. La verdad es que no esperaba encontrarme un lugar tan amplio, tampoco es que sean hectáreas y hectáreas de rosas, pero mi primera impresión quedó ridiculizada con la zona reservada para mostrar estas flores.

Le puse a la cámara el objetivo 50mm fijo, el regalo de cumpleaños que tenía un poco abandonado en detrimento de los otros dos que tenemos. Pero en esta ocasión, este objetivo era el ideal, porque con su luminosidad y apertura máxima de diafragma lograría una buena nitidez en la rosa fotografiada y un gran desenfoque del resto de la imagen.

Tampoco es que estuviera mucho rato, pero los pocos minutos que estuve en la rosaleda los aproveché al máximo y, como resultado de dicha sesión, obtuve instantáneas de rosas de distintos tamaños, colores y, ¡qué pena que los olores no se queden retratados!. Podría haber elegido otra rosa, de otro color, desde otro punto de vista, pero me gustó esta imagen por su color, su forma y, el desenfoque obtenido con las rosas del fondo.

Dedico y regalo esta rosa a mi mujer, Rosa, que aguanta con toda la paciencia del mundo esta afición mía. El próximo sábado es su cumpleaños y para ella va la sesión floral de la semana.

Muchas gracias a todos y hasta la semana que viene.

Título: “La rosa de las rosas”.

Datos EXIF
ISO: 100
Apertura: f/4
Velocidad: 1/800
Distancia focal: 50mm

Anuncios