Pulsa aquí para ver más fotos

Ingenuo de mi, había pensado que el ABCdario sería algo así como “Con la ‘A’ un avión, con la ‘B’ una bola, con la ‘C’ …”. Sin embargo, el hecho de que vosotros me propongáis la palabra dificulta la consecución de la imagen, haciéndolo, por otra parte, mucho más atractivo, porque me hace pensar más en la fotografía, me hace evaluarla y analizarla más en profundidad para conseguirla.

Pero con la “B”, por más vueltas que le he dado -os puedo asegurar que han sido muchas, muchísimas-, a partir de las palabras propuestas para esta semana, no he conseguido que ninguna idea de las que me venían a la cabeza llegara a buen puerto. Os recuerdo cuáles eran esas palabras: “broma”, “brújula”, “bondad” y “belleza”. Quizás “belleza” habría sido la candidata más sencilla de retratar, pero, el concepto de belleza es tan relativo que no he sido capaz de encontrar ningún motivo fotográfico que me satisfaciera, a mi personalmente, tanto como para plasmar ese vocablo en una fotografía.

Se me ofreció un nuevo término: “Beso”. Y, para él sí que encontré, mentalmente, una buena fotografía. Sin embargo, el destino no estaba conmigo y, esa idea se vino abajo por un desgraciado accidente que impidió que el beso que yo estaba esperando se llevara a cabo. Naturalmente, podía esperar una nueva oportunidad, pero sería retrasar mucho el proyecto, cosa que no me apetecía hacer.

Pero cuando una puerta se cierra otra se abre, ¿no es así?. En la Plaza Mayor, los puestos navideños ya están en funcionamiento y, cientos de personas deambulan de uno a otro para completar sus decoraciones navideñas o por simple curiosidad. Y, entre todos ellos, vendedores ambulantes con extravagantes artilugios, muy atractivos para las frágiles mentes de los más pequeños de las familias.

Mientras nos dirigíamos a uno de esos puestos, mi mirada se vio inundada de burbujas de jabón, disparadas desde estos artilugios, que subían, bajaban y se explotaban. Dejé de ver otras cosas, sólo veía burbujas y más burbujas y a mi cabeza llegó la idea de fotografiar tales elementos. Hice unas pocas fotos de referencia, pero no era nada fácil, por el aire, por la gente y porque no quería retrasarme en exceso y perder a mi grupo.

Burbujas, burbujas, burbujas, en mi mente fotográfica ya no había más que burbujas. Habían pasado a un primer plano y ya no pensaba en otra fotografía más que en burbujas. Al día siguiente, cogí todos los aparatos para hacer burbujas de jabón que hemos ido comprando durante los últimos años y me bajé con Hugo al patio de mi casa -que es particular, por supuesto-. Nos lo pasamos muy bien, él explotando toda aquella burbuja que se ponía a su alcance y yo disparando ráfagas de fotos a todas las que quedaban “vivas” tras su criba. Fueron 15-20 minutos muy alegres y divertidos.

Fotografiar burbujas de jabón no es fácil, porque al ser transparentes, el foco se pierde con facilidad y “desaparecen” de la imagen y, además, su continuo movimiento hace que tenerlas enfocadas sea realmente complicado. Pero, finalmente, más de una y de dos fotografías se han podido salvar de la quema.

Por la tarde, me atacó un sentimiento de zozobra e incertidumbre, porque lo que yo había estado fotografiando eran pompas. Rápidamente, recurrí al diccionario de la Real Academia de la Lengua, que “limpia, fija y da esplendor y, para mi tranquilidad, esto es lo que especifica de las pompas de jabón: “Burbuja que se forma insuflando aire en agua saturada de jabón”. ¡Uff, qué susto! Tema resuelto, la letra B, será para las burbujas.

Muchas gracias a todos y hasta la letra que viene.

Pd.- Aunque en esta ocasión no he usado ninguna de vuestras palabras, os animo a darme ideas para la letra C.

Título: “¡Burbujeando!”

Datos EXIF
ISO: 400
Apertura: f/4
Velocidad: 1/80
Distancia focal: 70mm

Anuncios