A raíz del post publicado en el proyecto “ABCdario fotográfico” para la Letra H, se me ha ocurrido contar con más calma los pasos a seguir para fotografiar tan etéreo elemento.

Cuando unoLetraH_II ve los resultados, y si además uno es novato en la fotografía, puede parecer algo complicado de conseguir, pero nada más lejos de la realidad. Es una técnica sencilla que cualquiera puede practicar, porque además, los elementos necesarios es muy probable que se tengan en casa. Y si tu problema es el tiempo, tampoco te apures, con media hora, desde que se empieza a preparar todo lo imprescindible, es suficiente para conseguir resultados buenos. Aquí tenéis una muestra de la sesión que hice yo con respecto a este tema.

Materiales necesarios para fotografiar el humo

En primer lugar, vamos a identificar los elementos que nos hacen falta para realizar este tipo de fotografías.

  • Cámara de fotos. Evidente, pero no vaya a ser que alguno se me despiste.
  • Flash externo o una fuente de luz potente.
  • Fondo negro.
  • Vela o incienso para quemarlos y generar el humo.
  • Trípode.
  • Pantalla para dirigir la luz del flash o de la fuente de luz. Esto es opcional, aunque no viene mal tenerlo. Más adelante, contaré cómo fabricarse una de la manera más barata.

Ajustes previos a la toma de fotografías

Una vez que tenemos localizados los elementos necesarios, vamos a colocarles para empezar la sesión fotográfica.

Habitación

Procuraremos que la habitación no tenga corrientes de aire fuertes, porque de lo contrario nos llevará el humo y será imposible fotografiarlo. Debemos tener un ambiente tranquilo para que el humo ascienda de manera calmada, pero no en exceso porque en ese caso se formarán nubes en lugar de hilillos.

Humo

Utilizaremos una vela o una barrita de incienso. También se puede usar un cigarrillo, pero recordad que el tabaco perjudica seriamente la salud.

Fondo

En la pared colocaremos una cartulina, una tela, fieltro o cualquier elemento similar de color negro. Debe ser negro para que contraste con el color del humo que va ascendiendo y, que absorva la luz lo máximo posible, porque de lo contrario aparecerán reflejos extraños en las imágenes.humo_invertido

Es importante colocar el fondo, como mínimo, a un metro de distancia del humo a fotografiar, para que haya más contraste entre uno y otro y para que la luz no se vea tan reflejada sobre el fondo.

Iluminación

Aunque el humo sea de color claro y se vea sobre el fondo negro, para darle más volumen y consistencia, es necesario iluminarle con una fuente de luz potente. El mejor recurso es utilizar un flash externo, pero si no tenemos ninguno, podremos utilizar un flexo, por ejemplo.

Este fuente de luz la situaremos entre la cámara y la tela del fondo, de manera perpendicular a la línea imaginaria que forman estos dos elementos. Evidentemente, en el caso de usar un flash externo, éste no puede estar montado en la cámara.

¿Que tu flash externo no permite el disparo remoto? La solución es comprar en eBay unos disparadores remotos para flash que cuestan muy poco y pueden sacarte de apuros en caso de tener que separar el flash de la cámara.

Dije antes que era conveniente tener una pantalla para dirigir la luz hacia el humo y que se puede hacer una casero y barato. Yo me la fabriqué con un tetra brick de leche vacío, al que le quité la parte superior e inferior y lo abrí para poder ajustarlo al tamaño real de la fuente de luz.

Cámara

La cámara la situaremos sobre un trípode. No es que la velocidad de obturación sea lenta, pero será mucho más cómodo para enfocar y, sobre todo, no perder el enfoque teniendo la cámara en un punto fijo.

humo_coloreadoA la hora de disparar, el enfoque debe ser manual. Enfocar el humo de manera automática es muy complicado, por lo que previamente fijaremos el enfoque. ¿Cómo? Enfocaremos de manera automática un elemento colocado en la trayectoria que supuestamente vaya a llevar el humo. Una vez fijado dicho el enfoque, cambiaremos éste de automático a manual y así lo dejaremos, siempre y cuando, el humo siga la trayectoria que hemos previsto.

Utilizaremos una apertura de diafragma media -entre 7 y 11, por ejemplo- para que la profundidad de campo sea la suficiente como para asegurarnos el enfoque correcto del humo.

En cuanto al ISO, fijaremos el más bajo que permita nuestra cámara para evitar el ruido que los ISO’s altos provocan.

Hacer fotos

Ya tenemos todos los elementos distribuidos correctamente. Hemos fijado el enfoque y prendido el incienso, la luz o el flash están preparados y tu dedo a punto para apretar el botón.

Pues ahora lo que hay que hacer es disparar cuando veamos algún hilo de humo que nos parezca interesante. Si vemos que el humo se diluye rápidamente, controla las corrientes de aire que puedan haber. Si por el contrario, se forman nubes y el humo sube muy lentamente y de forma homogénea, mueve la mano o sopla ligeramente para que se mueva un poco y dibuje formas estrafalarias.

Postprocesado

Ya tenemos las fotografías hechas y muchas de ellas nos han quedado muy bien. Pero le queremos dar una vuelta de tuerca más y le queremos dar color. Para ello usaremos Photoshop.

Abriremos la imagen en Photoshop e invertiremos la misma (Imagen -> Ajustes -> Invertir), de manera que el negro del fondo se volverá negro y el blanco azulado del humo Letra H - Humo de fantasíase volverá marrón.

Crearemos una capa nueva y seleccionaremos el modo de fusión Color sobre ella.

Por último, utilizaremos la herramienta de degradado con los colores y formas que queramos para colorear el humo y ¡ya está!.

¿Te parece complicado o costoso? Eso mismo pensé yo la primera vez que leí un artículo sobre este tema, pero una vez metido en faena, resulta más sencillo de lo que inicialmente se cree.

Anuncios