Letra L - Luces en la nocheDecía Joan Fontcuberta, galardonado con el Premio Internacional de Fotografía Hasselblad 2013, considerado el premio nobel de esta especialidad, algo así como que no es necesario hacer más fotografías, puesto que ya está todo fotografiado y, que bastaría con usar aquellas que hasta la fecha ya se han realizado.

Podemos estar o no de acuerdo con él, pero quizás algo de razón sí que llegue a tener y, sino pensemos en la infinidad de fotos que se hacen a los monumentos más típicos de cualquier ciudad. ¿Por qué no comprar una postal en lugar de perder el tiempo haciendo la fotografía, sobre todo si hay que esperar una cierta fila para situarse en el lugar más idóneo para conseguir la mejor toma? Pero, ¿y la satisfacción de salir a la calle con tu propia cámara, de usarla, de intentar plasmar esas nuevas técnicas que has aprendido? O, ¿el placer de sentir que esa foto es sólo “tuya”, aunque en realidad sea la misma que la del resto de los mortales que por allí en su día pasaron, pero tuya, al fin y al cabo, por el mero hecho de haber apretado el disparador de tu cámara?.

Puede que como simples turistas, con cámara en mano, hagamos la misma fotografía que previamente han hecho decenas, cientos, miles de personas con anterioridad. Puede que como aficionados intentemos imitar fotografías de renombrados artistas o de otros aficionados como nosotros. Mas, si nos quitan ese entretenimiento, ¿qué nos quedaría, entonces, a los aficionados que disfrutamos cuando tenemos una cámara en nuestras manos? ¿Tendríamos que innovar en cada toma a realizar? La respuesta debería ser casi un SÍ rotundo. Sin embargo, innovar no es fácil y sólo reservado a unos pocos, a esas mentes privilegiadas que ven situaciones novedosas donde otros vemos vulgaridad o simple rutina. Cierto, podemos intentar innovar buscando nuevos ángulos, rompiendo las reglas tradiciones, pero ni siempre es posible, ni tan siquiera necesario.

Hay veces, muchas veces, que la inspiración o, los objetivos fotográficos se basan en imágenes previas que hemos visto en portfolios o galerías fotográficas de famosos fotógrafos o, simples aficionados, como nosotros mismos. Y es, tras ver esas imágenes, cuando aparece el gusanillo de querer conseguir algo similar, en ocasiones aportándole un toque personal, en otras simplemente buscando la toma sencilla pero efectiva.

Para la letra L, tenía claro qué es lo que quería fotografiar, solamente me faltaba el lugar, la localización. Cuando queremos buscar algo, solemos recurrir a nuestro amigo Google. Así hice yo, busqué imágenes nocturnas de las calles madrileñas en las que se pudieran lograr buenas estelas de las luces de los coches. Y, entre todas las que encontré, di con una muy similar a la que estáis viendo como portada de esta nueva letra, solo que en aquella era noche cerrada, mientras que yo logré congelar el colorido final que la hora azul formaba en el cielo.

Fueron tres horas muy fructíferas, puesto que mientras buscaba el sitio ideal en el que plantar el trípode e iba haciendo pruebas de tiempos de obturación, aperturas de diafragmas y distancias focales, se me ocurrió la fotografía para la letra M, también con un poco de ayuda googleiana, pero con una base que ya leeréis en la entrada correspondiente, que espero vea la luz en menos de una semana.

Por tanto, para la letra M no os voy a solicitar ideas, sino que os emplazo para que las aportéis para las letras N y, sobre todo para la Ñ.

Muchas gracias a todos y hasta la letra que viene.

Título: “Luces en la noche”

Datos EXIF
ISO: 100
Apertura: f/22
Velocidad: 13 seg
Distancia focal: 92mm

Anuncios