Letra M - Madrid, invivible pero insustituibleComo os dije en la entrada de la letra L, para su fotografía recurrí a Google, de donde saqué la idea para retratarla. Durante dicha investigación, pude ver distintas fotografías de la zona en la que me iba a mover, todas ellas muy tradicionales y, siguiendo la línea que os narraba en la anterior entrada acerca de la multitud de fotografías idénticas sobre un mismo motivo.

Sin embargo, el motivo de escoger esta fotografía para enmarcar la letra M va por otros derroteros diferentes al mero hecho de tener una toma idéntica -o casi, porque el sitio desde el que hay que hacerla no es nada habitual- al que puedan tener los millones de turistas que pasan por Madrid a lo largo de un año.

Yo, bicho raro donde los haya, a veces me hago preguntas con más o menos sentido o, más o menos absurdas. Esta pregunta que os voy a hacer ya la he lanzado en mi círculo de amigos en alguna que otra ocasión, como simple curiosidad y para tantear sus opiniones. Allá va el razonamiento previo la consiguiente pregunta.

Si piensas en un elemento o monumento representativo de Paris, rápidamente te viene a la mente la torre Eiffel; en el caso de Londres, el Big Ben; para Nueva York, la estatua de la Libertad; El Cairo con sus pirámides; Sevilla y la Giralda; La Alhambra de Granada; y así podría seguir con unas cuantas ciudades más. Pero, ¿y Madrid? ¿Qué monumento creéis que representa a una ciudad como Madrid? Sabemos que su símbolo es el oso y el madroño, pero ¿realmente la representa a nivel internacional? Creo que habría que buscar otro icono para vender: ¿la estatua de La Cibeles, la puerta de Alcalá, el palacio Real, la plaza Mayor, el propio oso y el madroño, …? De todos ellos, yo me quedaría con La Cibeles y la puerta de Alcalá.

Bien es cierto que la respuesta podría ser fácil de obtener, bastaría con acercarme a unas cuantas tiendas de souvenirs y, realizar una encuesta por todas ellas sobre qué estatuilla o figurita se vende más, excluyendo de la misma al toro y a la flamenca, naturalmente, reyes indiscutibles entre nuestros turistas extranjeros (¿o ya no es así?).

Pero soy muy vago y, además, tímido o, muy tímido y, además, vago, tanto monta, monta tanto, por lo que no pienso ir de tienda en tienda preguntando. Me resulta más fácil soltar aquí me paranoia mental para que seáis vosotros los que aportéis vuestra opinión -si queréis, claro- y me podáis aclarar esta incertidumbre que me corroe por dentro y me quita el sueño desde hace tanto.

Y, como yo no lo tengo claro, fotografío las dos opciones juntas, plantando el trípode sobre el césped que separa los dos sentidos de la calle Alcalá, mientras los conductores, que esperan a que su semáforo se ponga en verde, me miran con cara de extrañeza como si fuera un perro verde o un bicho raro, ¡esperad, eso ya he dicho que lo soy!, pues quizás por eso me miraran así. Al final todo tiene sentido ;-).

¿Y la letra N? Podría aprovechar alguna de las fotos que hice ese mismo día, por lo que con una sola salida fotográfica me quitaría tres letras, pero prefiero dejarlo aquí y buscar otro día para la “N”. Vuestras ideas siempre son bien recibidas, aunque prefiero que hagáis trabajar a vuestras neuronas para la letra Ñ, que está muy cerca, a ver qué se os ocurre.

Muchas gracias a todos y hasta la letra que viene.

Título: “Madrid, invivible pero insustituible”

Datos EXIF
ISO: 100
Apertura: f/16
Velocidad: 3 seg
Distancia focal: 165mm

Anuncios