Se acerca la Semana Santa y, es un buen momento para practicar esta afición que tanto te gusta. Las procesiones de estas fechas suelen tener un atractivo especial y, es difícil resistirse al encanto de poder fotografiarlas. Los pasos, los costaleros, los cofrades, … son infinidad de elementos fotográficos los que puedes llegar a captar.

Aprovecha para disfrutar de tu afición
Aprovecha para disfrutar de tu afición

Sin embargo, no es fácil obtener buenas tomas debido a múltiples factores y, esa Semana Santa fotográfica que tantas ganas teníamos de que llegara, puede convertirse en una Semana de Pasión fotográfica al ver los resultados.

Prepara el equipo

Es obvio, pero no por ello, menos importante. Antes de salir a hacer fotos, revisa que las baterías están cargadas y hay capacidad suficiente en las tarjetas de memoria. Coje el trípode y, el flash externo, por si acaso, más vale llevarlo, que echarlo en falta.

Piénsate bien qué objetivo u objetivos quieres usar. Mucha gente tiende a llenar la mochila con todo su equipo disponible, pero recuerda que tendrás que cargar con ella y las procesiones suelen llevar el paso lento, a lo que hay que sumar el ir hasta el lugar elegido, y esperar a que el paso llegue hasta ese punto, todo eso con el equipo a cuestas.

Conoce el recorrido

Este punto es importantísimo, aunque pudiera no parecértelo. Elegir bien el punto, o los puntos, del recorrido puede suponer que los resultados sean un éxito o fracaso.

Conoce el recorrido
Conoce el recorrido y procura estar en primera fila

Estudia minuciosamente la procesión que quieres fotografiar. Encontrarás puntos en los que los pasos se detienen para descansar y así tener más tiempo para hacer las fotos o, lugares en los que el entorno le da un marco especial. Si la procesión es nocturna, busca lugares con iluminación adicional para tener más luz en el momento de disparar.

Si ya tienes decidido dónde te vas a situar, no esperes hasta el último momento para dirigirte a él. Vete con antelación, estar o no en primera fila te hará tener más o menos margen de maniobra o mejor o peor visión de los pasos.

Configuración de la cámara: procesiones de día o de noche

Siguiente pregunta que te debes hacer, ¿cuándo es la procesión? Como comprenderás las condiciones de luz son radicalmente distintas entre una de día y otra nocturna. En función de la respuesta, el equipo a usar debería ser uno u otro y variará el modo de usarlo.

En las procesiones diurnas podrás usar objetivos menos luminosos o teleobjetivos que te permitan disparar a altas velocidades, sin embargo, en las nocturnas, deberás dar prioridad a los objetivos luminosos e, incluso angulares, para poder disparar a menor velocidad.

Los pasos diurnos te permitirán practicar más e ir cogiendo soltura a la hora de moverte y comportarte en la procesión, así como fotografiar esos detalles que tienen condiciones lumínicas menos exigentes.

Olvida los modos automáticos de la cámara. En esos casos, la cámara hará “su” fotografía que nada tendrá que ver con la que tu buscas. Elije el modo de disparo manual, con prioridad a la apertura o con prioridad a la velocidad y los resultados serán mejores.

Otro aspecto a tener en cuenta es la luz que haya en el momento de la procesión. Sin luz no hay fotografía. Así de radical, pero así de cierto.

Procesión nocturna
Procesión nocturna

Si la procesión es diurna tendrás más posibilidades de configuración, sin embargo, si es por la tarde-noche, las condiciones de luz serán más precarias y, por lo tanto, la cámara deberá tener unos parámetros más estrictos. ¿Cómo conseguimos que le llegue más luz al sensor? Abriendo el diafragma a tope, aumentando la velocidad de obturación y subiendo el ISO, pero ¿y el ruido que provoca un ISO alto? Mejor subirlo y tener la fotografía, que tenerlo bajo y no poder hacerla.

Pero con las velocidades lentas aparece el problema de la trepidación, en esos casos sería conveniente montar un trípode o un monopié. Otro motivo más para ir con tiempo al punto elegido del recorrido. Y si no puedes montarlo, agarra la cámara con firmeza, si es posible, apoyado en una farola o pared y, disparando a una velocidad igual o superior al inverso de la focal, de ahí que por la noche los angulares sean buenos compañeros.

Por último, el enfoque. En una procesión diurna, podrás usar el enfoque automático, pero en una nocturna será muy probable que tengas que tirar de enfoque manual, puesto que las condiciones de luz impedirán que la cámara lo realice.

Flash o no flash, esa es la cuestión

Procesión nocturna y, estamos en un punto con poca luz artificial. Usamos el flash y así iluminamos la escena sin problemas, ni ISO alto, ni diafragma abierto, ni velocidad lenta. Parecen todo ventajas, pero el uso del flash puede ser más un inconveniente que una ayuda.

En primer lugar, la luz que aportará el flash hará que el encanto de la escena original se pierda por completo. La imagen quedará artificial.

Los objetos en primer plano quedarán iluminados y con muchos brillos, pero el resto de planos aparecerán oscuros.

Si, finalmente, decides usarlo, procura utilizar un difusor o prueba a bajar la potencia para que la luz no sea tan dura y sólo para fotos de detalle a un único objeto o rostros en primer plano. Además, con una velocidad de 1/30 ó 1/60 y, una ISO de 400 ó 800, será suficiente para que el fondo no quede muy subexpuesto con respecto a lo situado en primer plano.

Acércate y céntrate en el detalle

Los pasos son visualmente muy atractivos. Es el punto álgido de toda procesión, sin

Céntrate en el detalle
Céntrate en el detalle

embargo no es lo único de lo que se compone. Hay muchas más cosas, no sólo las

imágenes: cofrades, nazarenos, espectadores, bandas de música, …

Acércate todo lo que puedas para buscar ese detalle, no lo dudes, acercándote tendrás acceso a esos detalles que harán diferentes tus fotografías: la llama de una vela, el ojo oculto tras un capirote, los piés descalzos o las sandalias de un nazareno, …

Prueba diferentes encuadres, súbete a algún murete o banco, agáchate casi a nivel del suelo, pon la cámara en vertical. No todos son fotografías horizontales hechas completamente erguido.

Sé respetuoso

Acércate para obtener buenas instantáneas, pero siempre siendo respetuoso con todo lo que te rodea. No sólo con los participantes activos en la procesión, sino también con los espectadores.

Sé respetuso con el momento y el entorno
Sé respetuso con el momento y el entorno

Si quieres usar un trípode, asegúrate de no interrumpir el paso o de no molestar a las personas que te rodean. El trípode puede salvarte más de una fotografía, pero quizás te gnere “enemistades” con los espectadores más cercanos a ti. Ten en cuenta, que en mucha gente la que se acerca a las procesiones y el espacio reducido. En estos casos, busca alguna posición elevada y algo alejada a la multitud que se acerca al paso.

Si vas a usar el flash, procura que no tenga una luz potente que deslumbre a las personas que reciben el golpe de flash.

Mira los trabajos de otros

Siempre viene bien revisar los trabajos de otros fotógrafos. Ellos te darán ideas de detalles que fotografiar, encuadres distintos que usar e, incluso localizaciones que podías no haber imaginado previamente.

Anuncios