Se acercan las fiestas de mi pueblo y, entre la variedad de actos que se van a realizar -religiosos, culturales, deportivos, infantiles, etc.-, se encuentra el tradicional castillo de fuegos artificiales. Es, por lo tanto, un gran momento para sacar nuestros equipos fotográficos y plasmar los coloridos y caprichosos diseños que se forman en el cielo.

Elías Gonzalez | www.TuFotografoPersonal.com
Elías Gonzalez | http://www.TuFotografoPersonal.com

A ver si con los siguientes consejos que voy a detallar aquí logramos unas fotografías magníficas de fuegos artificiales.

Equipo necesario

Además de la cámara, obviamente, necesitarás los dos siguientes elementos:

Trípode

La cámara debe permanecer inmóvil mientras se realiza la fotografía. Recuerda que es de noche y serán fotos de larga exposición. Si no tienes un trípode, por mucha ilusión que le pongas, la fotografía te saldrá trepidada.

Puedes apoyar tu cámara en un banco o en un murete, pero no tendrás tantas posibilidades de realizar buenos encuadres como si usaras un trípode y, además, la estabilidad puede no ser tan buena.

Disparador remoto

Lo mejor sería usar el disparador remoto para iniciar y finalizar la captura y, configurar la cámara en modo Bulb, aunque la exposición sea de pocos segundos, puesto que así podrás ser tu quién decida cuándo cortar la toma.

Antonio Magán | www.antoniomagan.com
Antonio Magán | http://www.antoniomagan.com

En el caso de no tener un disparador remoto, se podría usar el temporizador de la cámara, pero esto te obligará a fijar previamente el tiempo de exposición de la foto.

Además, usando un disparador remoto se evitarán las vibraciones producidas al pulsar el botón de disparo que podrían estropear la fotografía.

Como consejo final, en cuanto a material, te recomiendo que lleves un par de tarjetas de memoria y, la batería (si tienes dos, mucho mejor) completamente cargada.

Pueden exister ocasiones en las que no te haga falta ni el trípode ni el disparador remoto, puesto que desees captar únicamente la explosión de los fuegos artificiales. En esos casos, el la velocidad de obturación será rápida y, por tanto, se podrá hacer la foto a pulso.

Consejos

Ya tenemos el material indispensable preparado. Las ganas las llevamos encima y los fuegos artificiales les prenden otros. Ahora sólo falta ponerse manos a la obra.

Localización

La localización que elijas será determinante para el éxito o no de las fotografías de fuegos artificiales. Por lo tanto, llega temprano al entorno en el que se van a lanzar para buscar buenos enclaves y, no dudes en preguntar el punto exacto desde el que se van a disparar.

No pretendas estar en primera fila. Esto, además de resultarte incómodo y peligroso para la integridad de tu material, será menos eficaz a la hora de componer las imágenes. Aléjate de la multitud y, si es posible, busca perspectivas con elementos que puedan complementar las imágenes de los fuegos artificiales.

Lorenzo Ortega
Lorenzo Ortega – Fiestas San Pedro 2012

Otro aspecto a tener muy en cuenta, a la hora de elegir un buen sitio en el que colocarte, es el viento. El humo producido por los fuegos artificiales te puede arruinar las fotografías si te has colocado en el lugar en el que éste sople en contra, es decir, hacia ti, puesto que puede llegar a tapar o envolver las formas y colores captadas.

Preparativos iniciales

Una vez elegido el lugar que consideremos más adecuado, es el momento de preparar nuestro equipo para llegado el momento no tener que andar con prisas y nervios y, perder, por tanto, un tiempo precioso y fotos magníficas.

Francisco Javier Holgado
Francisco Javier Holgado

Planta el trípode de manera firme y estable y coloca la cámara en él. Recuerda desactivar el estabilizador de imagen.

Ahora piensa, visualiza, los encuadres que quieres usar y qué tipo de fotos te gustaría conseguir. Haz algunos disparos de prueba antes de que empiece el espectáculo para ver los elementos que van a entrar en el encuadre elegido y si se quiere mantener éste o variarle.

Puedes optar por fotografiar únicamente los propios fuegos artificiales o, añadir edificios u otro tipo de elementos en la imagen que le aporten un significado adicional.

Recuerda que cuidando la composición de las fotografías podrás obtener resultados más sorprendentes y atractivos.

Configurar la cámara

Lo primero y más importante, ajusta la cámara al modo manual. Seguramente ya lo estés haciendo en todo tipo de fotografías, pero, por si acaso, no dejes que la cámara decida ningún valor ni haga nada por ti.

El tiempo de exposición será lo más difícil de controlar. Es recomendable empezar con un tiempo de un segundo y, a partir de ese punto, ir variándolo -normalmente, incrementándolo- según los resultados obtenidos. Como ya comenté anteriormente, es muy recomendable usar el modo bulb para controlar el tiempo de exposición a nuestro gusto.

Es posible que se quiera “congelar” la explosión, en ese caso, el tiempo de exposición deberá ser mucho más bajo, quizás 1/60 pueda ser un buen punto de partida, pero ten en cuenta que la luz que necesitarás será mayor para captar los detalles.

Antonio Magán | www.antoniomagan.com
Antonio Magán | http://www.antoniomagan.com

Configura el valor ISO lo más bajo que permita tu cámara para evitar el ruido en el resultado final de la fotografía. Esto nos obligará a tener más tiempo de exposición, pero ese no va a ser ningún inconveniente como ya hemos visto.

En cuanto al diafragma, es recomendable aperturas de diafragma de entre f/8 y f/16. Ganaremos en profundidad de campo y nitidez.

En cuanto a los objetivos a montar en la cámara, se recomienda usar angulares o grandes angulares, para captar de esta manera todo el recorrido, y más teniendo en cuenta que éste suele ser impredicible o variar de un lanzamiento a otro.

De noche y con escasa luz, la cámara no podrá enfocar correctamente. La solución es utilizar el enfoque manual, ajustando a la distancia de enfoque a infinito o enfocando al punto desde el que se lanzarán los cohetes -si es que se tiene esa referencia desde el lugar elegido-.

Otras consideraciones a tener en cuenta

Apaga el flash. En primer lugar porque su función es inútil cuando fotografiamos cosas lejanas. En segundo lugar, porque puede que fuerce las condiciones de velocidad de obturación y apertura del diafragma diferentes a las deseadas. Y, por último, será un gasto innecesario de batería y puede que luego te arrepientas si el nivel de la misma llega a su valor más bajo y el espectáculo de fuegos continúa. Si ves que se activa por sí solo, desactívalo.

Horizontes rectos. Si has optado por un encuadre en el que aparecerán elementos adicionales a las propias explosiones, como por ejemplo, edificios, árboles, …, recuerda mantener el horizonte recto. Podrás enderezar la toma posteriormente, pero eso te obligará a reencuadrar la fotografía y, quién sabe, si a perder parte de su atractivo.

Francisco Javier Holgado
Francisco Javier Holgado

Capta varias explosiones en una misma fotografía. Acciona el disparador y no finalices la exposición hasta que creas que la cámara ha registrado una secuencia de fuegos artificiales que te agrade.

Esta opción puede suponer un tiempo de exposición de uno o dos minutos. Si dejáramos que la luz entrara en el sensor durante todo ese tiempo, la fotografía quedaría sobreexpuesta. Para evitarlo, habrá que ir tapando el objetivo durante los tiempos en los que no se dispare ningún cohete, de esta manera no entrará luz por el objetivo. Y, ¿con qué tapamos el objetivo? Lo más rápido y que todos -o la mayoría- tienen es usar la propia tapa del objetivo, pero si no se quiere andar poniendo y quitando continuamente, también se puede utilizar una cartulina negra o cualquier elemento similar que impida el paso de luz.

Y, sobre todo, siempre en fotografía, pero en este caso incluso más, paciencia, mucha paciencia.

Espero que, con estos consejos te animes a salir a la calle con tu equipo para fotografiar los fuegos artificiales de las fiestas venideras. ¡Yo lo voy a hacer!

Edito la entrada original. Tras la publicación del artículo, he recibido varios comentarios indicándome que no es necesario realizar fotografías de larga exposición y, por lo tanto, tampoco es imprescindible el trípode ni el disparador remoto.
Todo depende de qué composición se quiera captar. Si únicamente se quiere fotografiar la explosión del cohete o si se lanzan muchos de manera muy consecutiva, evidentemente, como ya he dicho en la entrada bastaría con disparar a 1/50 e incluso algo más rápido, para lo cual no sería necesario el trípode.
Sin embargo, si se quiere captar todo el lanzamiento del cohete o, varios cohetes en un mismo disparo fotográfico, sí que será necesario el uso del trípode y alargar el tiempo de exposición, de ahí el segundo que indicaba de tiempo de exposición.
En cualquier caso, lo que cuento en el artículo es la teoría, y en la práctica pueden aparecer situaciones que nos obliguen a variar lo que tenemos en mente y recurrir a otros métodos. Siempre es bueno tener un “plan B” ;-).
 
Pd.- Quiero agradecer a Elías González, Antonio Magán, Lorenzo Ortega y Francisco Javier Holgado el haberme cedido fotografías suyas para ilustrar este artículo.
Anuncios