Letra T - Tiempo restanteQueda poco tiempo. Estamos en la cuenta atrás. Las semanas van pasando y ya quedan sólo seis. Las manecillas del reloj se acercan al final. Poco queda ya para que el nuevo miembro de la familia Muñoz Pedrosa, Mateo, nazca y esté con nosotros.

Siempre es un bonito recuerdo fotografiar a la madre embarazada y, más aún, si se hacen fotografías más “originales” o diferentes. En Internet se encuentran infinidad de ejemplos de tripitas embarazadas: en blanco y negro, de perfil, con las manos del padre acariciando la tripa, con la aparición de otros niños pequeños, con mensajes o dibujos, …

 

Un día, ví en Facebook el vientre de una embarazada que tenía pintada una barra de progreso junto con el texto “Loading …”. Me pareció una gran idea y, justo al poco tiempo, una amiga me hizo una propuesta para la letra “T”: Tiempo. Mezclé ambos hechos y en mi cabeza surgió la idea de pintar, en la barriga de mi mujer, un reloj cuyas manecillas ya se estuvieran acercando a las 12.

Tras varios intentos fallidos por falta de tiempo -y, también olvido, por qué no decirlo-, pocos días antes de la publicación de esta entrada, me agencié unos lápices para pintar la cara a los niños y me dispuse a plasmar la idea que rondaba por mi cabeza.

Sin embargo, la providencia, la suerte, el azar o como se quiera llamar, hizo que, el mismo día que iba a pintar el reloj, apareciera mi cuñada Ana, profesora de infantil y, por lo tanto, muy ducha en el arte del uso de este tipo de pinturas. Yo, que dibujo peor que un niño pequeño, pensaba hacer un simple círculo a pulso y un par de líneas indicando la hora. Pero, cuando le propuse la idea a Ana, se puso manos a la obra, esbozando sobre un papel diferentes tipos de reloj que podría llegar a pintar. ¡Alucinado me dejó!

Tras elegir yo el boceto de la esfera de un reloj de pulsera, se puso manos a la obra. Plantó un plato sobre la tripa de su hermana para conseguir un círculo perfecto y, poco a poco, fue confeccionando y dando forma su diseño inicial. Un poco de sombra en estos lugares, resaltar estos bordes, aumentar el tamaño de los números, …, al final teníamos una tripa con un reloj de lo más chulo.

En ese momento, llegaba mi turno, el de usar la cámara, iba a decir, el de hacer lo que mejor se meda, pero no voy a ser tan pretencioso, porque además no sería cierto. En cualquier caso, cámara al cuello para buscar ángulos, luces y sombras que pudieran dar como resultado una fotografía buena, original y, sobre todo, entrañable.

Y, tras la sesión fotográfica, era el turno para que Hugo coloreara el reloj a su antojo y, usara la tripa de su madre, en la que estaba él mismo hace cinco años, como lienzo.

La letra “U” ya la estoy cocinando; la letra “V”, a menos que cambie de opinión, la tengo reservada desde aquellos paseos por el parque de El Capricho; para la letra “W” necesito tener un poco de tiempo libre en casa. Y, ya nos ponemos en las tres últimas letras: “X”, “Y” y “Z”. Vuestras ideas para estas últimas son muy bien recibidas, como siempre.

Muchas gracias a todos y hasta la letra que viene.

Título: “Tiempo restante”

Datos EXIF
ISO: 200
Apertura: f/3,2
Velocidad: 1/60
Distancia focal: 28mm

Anuncios