Letra Z - Zapatillas abandonadas

 

La gente respeta muy poco el medio ambiente. Nos quejamos del aire que respiramos, nos quejamos de que el tiempo está “loco”, nos quejamos de la cantidad de incendios que hay y de las sequías. Pero, a la hora de la verdad, la conciencia por cuidar el medio ambiente, en algunos casos, se reduce a separar y reciclar el plástico y, como mucho, el papel.

Cuando salimos al campo, a disfrutar de un día soleado, nos gusta encontrar buenas praderas, limpias, sin desperdicios por el suelo, pero cuando nos vamos de dicho lugar, no nos acordamos de dejarlo tal cual lo encontramos o nos gustaría encontrarlo.

Un papelito, una colilla, un trozo de plástico, son esos pequeños detalles, esos pequeños restos los que poco a poco van acabando con la belleza de nuestros parajes naturales. Y, lo más triste es que, en algunos casos, no son sólo ese tipo de restos, sino otros más grandes, más peligrosos, que dejamos desperdigados, despreocupándonos de ellos como si pensáramos que detrás de nosotros va a llegar un escuadrón de limpieza para arreglar todo lo que nuestra desvergüenza no se ha dignado a hacer.

Luego nos quejamos de que nuestros hijos no tienen campo para correr o, rios en los que darse un chapuzón. Quejas, quejas y más quejas, pero pocas, muy pocas iniciativas y soluciones las que aportamos para conservar nuestro medio ambiente, que como decía la pareja Gomaespuma, lo llamamos “medio ambiente”, porque el otro medio ya nos lo hemos cargado.

Y, tras esta diatriba, quizás algunos estaréis poniendo a parir a ese desconocido que ha dejado abandonadas un par de zapatillas en un monte. Haríais bien si así hubiese sido, stuación no descabellada, por otra parte, porque peores cosas se han visto esparcidas por los campos.

Pero en esta ocasión, estas zapatillas no han sido abandonadas, por viejas que se vean, sino que han sido ahí colocadas por un servidor para fotografiar la letra Z. Unas zapatillas que ya tienen sus kilómetros andados y que le tomé prestadas a mi mujer. Zapatillas que tras la sesión fotográfica que las realicé, volvieron a su lugar en el zapatero, ni remotamente se me hubiera ocurrido dejarlas allí tiradas.

Con esta fotografía, el ABCdario fotográfico ha llegado a su fin. Espero que os haya gustado y que hayáis disfrutado con sus fotografías.

Habrá siguiente proyecto fotográfico, lo que no sé es cuándo lo podré empezar. Tengo en mente varias ideas, aunque una cosa es clara, el siguiente proyecto sera temático, a modo de reportaje, siguiendo todas las fotografías un nexo o temática común, no como los abordados hasta ahora, en los que cada fotografía podía ser de lo más variopinta.

Sin embargo, el proyecto más próximo que voy a abordar será el nacimiento de mi hijo Mateo, a quien esperamos con ansiedad para dentro de una semana, día arriba, día abajo.

Muchas gracias a todos por haber estado, letra a letra, al otro lado del monitor. Muchas gracias a todos por haberme apoyado con vuestros comentarios, retuits y clicks en “Me gusta”. Muchas gracias a todos por haberme ido dando ideas cuando me veía atascado.

Muchas gracias a todos y hasta el proyecto que viene

Título: “Zapatillas abandonadas”

Datos EXIF
ISO: 100
Apertura: f/2
Velocidad: 1/1000
Distancia focal: 50mm

Anuncios