Estudio fotográfico sobre un barrio concreto de una ciudad, con los condicionantes de que debe ser por la noche y no puede aparecer ninguna persona

Cada barrio tiene sus particularidades y no hay dos idénticos, pero si hay algo en lo que pueden llegar a parecerse unos y otros es en la (excesiva) iluminación artificial que tienen todos ellos por las noches.

Para reforzar esa idea, el trabajo muestra bares, bancos, restaurantes, tiendas, etc., que mantienen sus luces encendidas incluso cuando no están operativos. Que las fotografías estén intencionadamente desenfocadas para enfatizar esa característica que iguala a todos los barrios durante la noche.

 

Anuncios